¿Estratega o Manipulador?

blog3
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Durante varios años he venido explorando metodologías y formas de pensar que permitan a personas y equipos maximizar sus posibilidades y alcanzar resultados invirtiendo el mínimo de los recursos disponibles.

 

Hace 10 años exactamente, llegó a mis manos el libro El arte de la Guerra de Sun Tzu que expone de forma sencilla y clara, enseñanzas para ganar una batalla evitando actuar con violencia innecesaria, usando inteligencia y astucia. El libro es una motivación permanente a conocerse a sí mismo y al otro, adaptarse a las circunstancias, tomar decisiones estratégicas, considerar todos los factores intervinientes en un asunto, reconocer y usar las fortalezas propias; es un manual de estrategias para el combate, para vencer al oponente sin dañarlo, sin ni siquiera atacarlo. Aunque fue escrito hace más de 2.500 años, el Arte de la Guerra sigue vigente como guía para actuar, dirigir, administrar y planificar situaciones que permitan ganar, vencer o llegar primero.

 

Cuando una persona piensa de forma estratégica aumenta sus posibilidades de éxito, es mucho más feliz porque es protagonista y no víctima de su suerte (si es que este concepto fuese real). Esta forma de pensar permite prever, adaptarse ágilmente y alcanzar resultados con un alto índice de asertividad.

 

Sin embargo, hay quienes ven una delgada línea entre una persona estratégica y una maquiavélica; algunos piensan que ser estratégico es igual a ser manipulador; otros se preguntan, ¿cómo es posible diseñar estrategias sin llegar a ser frívolo? Muchas personas creen que las estrategias son buenas a nivel organizacional pero cuando se aplican a la vida personal, son dañinas; Estas cuestiones me las han planteado en muchos cursos, en sesiones de coaching, en conversatorios, en webinars. Las personas desean obtener resultados, pero no lo quieren hacer a cualquier costo ni usando cualquier medio.

 

¿Qué veremos aquí?

 

En este artículo visibilizaré las grandes diferencias que existen entre ser estratégico y ser manipulador y presentaré tres rasgos fundamentales del estratega.

 

Si bien las estrategias se diseñan para lograr resultados, nunca será lo mismo llegar a ese resultado desde una mente manipuladora que llegar desde una mente estratégica, esa que conecta las circunstancias con las decisiones personales para producir éxito. Mientras el manipulador depende del otro para la subsistencia, el estratega se autoabastece, ofrece alternativas.

 

Las personas estratégicas producen admiración en los demás por la forma en la que ven las situaciones y cómo interactúan inteligentemente con ellas; sin embargo son pocas en comparación con el alto número de personas manipuladoras; es tan fácil manipular, que inicia desde la infancia cuando nos damos cuenta del efecto que produce una pataleta en el lugar y momento menos favorable para nuestros padres; también nos damos cuenta que recibimos “premios” cuando somos o “parecemos” buenos, amables; damos poco y recibimos mucho… esa dinámica nunca cambia en algunas personas y esta es la causa de conflictos relacionales.  El manipulador o manipuladora, necesitan tener el control de la situación y de las personas por eso se imponen, a veces de forma agresiva.

 

Es una realidad, manipular no es un aprendizaje brillante, ni algo de lo que tengamos que sentir orgullo porque genera displacer a las personas que se sienten manipuladas.

 

Mientras el manipulador… el estratega

  • Busca el camino más fácil. Diseña el camino más efectivo
  • Es experto en engañar. Es experto en persuadir
  • No se compromete. Se vincula y vincula a otros positivamente
  • Miente sobre el futuro. El tiempo valida sus estrategias
  • Te hace sentir culpable. Reconoce tu valor
  • Construye relaciones egoístas. Construye reciprocidad
  • Distorsiona los hechos con interpretaciones amañadas de la realidad. La realidad es su punto de partida
  • Normaliza la violencia psicológica o física. Gana sin disparar un solo tiro

 

Las personas manipuladoras tienen patrones muy definidos, ampliamente analizados por la psicología y distan mucho de los patrones o rasgos de una persona estratégica. Consejo para la vida: si conoces personas estratégicas, apréndeles, si te encuentras con personas manipuladoras, ten presente que solo usan las situaciones y las personas para fines egoístas. A veces somos nosotros quienes manipulamos o hemos sido manipulados…  ya conocemos las consecuencias.

 

Por su parte el estratega sabe que las circunstancias sumadas a sus respuestas producen el éxito en cualquier situación, no necesita controlarlo todo, pero sí observarlo todo, analizarlo todo para generar alternativas en situaciones difíciles o de cambio. Los estrategas se hacen cargo de los problemas y de la búsqueda de las soluciones, porque entienden que quejarse o buscar culpables no es opción.

 

Veamos ahora tres características principales de las personas estratégicas:

 

1.   El estratega anticipa y planifica

 

Una de las mayores habilidades de un estratega es la capacidad de anticiparse: entender el pasado, analizar el presente y prever lo que se avecina para actuar. Sin embargo, para las Organizaciones no es fácil prever resultados futuros teniendo en cuenta que el entorno en el que opera es volátil, incierto, complejo y ambiguo (VUCA por sus siglas en inglés). El estratega está preparado para identificar opciones innovadoras y de difícil imitación.

 

Por eso las Organizaciones ágiles seleccionan y forman líderes estratégicos que tracen el rumbo, diseñen planes, los comuniquen hábilmente, protejan a las personas y equipos con sus decisiones y sean capaces de hacer realidad el futuro deseado. Anticiparse y planificar es propio de un estratega porque mientras la anticipación visualiza el futuro, la planificación lo aterriza y prioriza las acciones para hacerlo realidad.

 

2.    El estratega relaciona recursos internos con situaciones externas para lograr éxito:

 

La pregunta, ¿En esta situación, qué dispongo para lograr x resultado? Nos la hacemos al inicio de una tarea, proyecto, emprendimiento. Un estratega es un observador objetivo: Logra analizar los recursos disponibles de la persona, el equipo o la Organización para corregir debilidades, afrontar amenazas, mantener fortalezas, explotar oportunidades y obtener resultados aún en escenarios cambiantes.

 

A raíz de la Pandemia se pudo corroborar que las situaciones externas son volátiles y generan incertidumbre sobre el futuro, haciendo que muchas personas colapsen y se sientan sin esperanza; por su parte una persona estratega se adapta fácilmente a los cambios y genera acciones para sobrevivir y ser sustentable.

 

3.   El estratega se comunica asertivamente:

 

Cuando la estrategia que no es comunicada potentemente, puede encontrar más detractores que promotores. Por eso el estratega debe asegurarse que la persona, la familia, el equipo o la Organización entiendan la estrategia y sepan vincularse con ella. La mala comunicación genera confusión y cuando las personas están confundidas o desorientadas no operan estratégicamente, sino que se pierden esfuerzos y el anhelado futuro termina siendo un fracaso.

 

Un buen estratega es un buen comunicador: Transmite de forma clara para lograr el entendimiento, motiva para lograr adhesión de los demás y persuade para minimizar resistencias.

 

En conclusión: a medida que entendemos cómo opera la mente del estratega será más fácil distinguirlo de un manipulador porque son distintos, actúan distinto, logran resultados distintos; el triunfo del estratega es alcanzar resultados sin sacrificar las relaciones.

 

Espero que este artículo haya despejado tus dudas sobre lo que significa ser estratégico y te motive a serlo. Si te das cuenta que tus resultados están por debajo de tu potencial, ponte en contacto conmigo, quizá estés a una estrategia de alcanzarlos.

 

Escrito por Juan Mayorquin, coach de agilidad.

Compártelo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

DESCUBRE NUEVAS
FORMAS DE RESOLVER

Visita nuestro Video/Blog y aprende cómo mejorar tus resultados.

EL TIEMPO ES NUESTRO MAYOR TESORO, GESTIONARLO ES NUESTRO DEBER

La gestión del tiempo u organización del tiempo es el proceso de planear y ejecutar acciones del día sin despilfarro y posibilitando una vida equilibrada, esto significa disponer de horas para hacer diferentes cosas y satisfacer demandas internas y externas.   Hay quienes logran un

¿Estratega o Manipulador?

Durante varios años he venido explorando metodologías y formas de pensar que permitan a personas y equipos maximizar sus posibilidades y alcanzar resultados invirtiendo el mínimo de los recursos disponibles.   Hace 10 años exactamente, llegó a mis manos el libro El arte de la Guerra de

¡MEJORA TU
RENDIMIENTO
HOY!

Cuéntame qué necesitas
y te responderé cómo puedo apoyarte.
Si lo prefieres, conversemos vía WhatsApp:

ENVIAR

Todos los derechos reservados.

Nuestras redes

Contacto

Dirección: Simón Bolívar 4800 Local 204
coach@juanmayorquin.com
Telf. +56 984 581 898

Con esta guía podrás gestionar tus tareas

¿Quieres un instrumento para lograr objetivos? Este regalo es para ti:

Todos los derechos reservados.

Nuestras redes

Contacto

Dirección: Simón Bolívar 4800 Local 204
coach@juanmayorquin.com
Telf. +56 984 581 898

Con esta guía podrás gestionar tus tareas

¿Quieres un instrumento para lograr objetivos? Este regalo es para ti: